Los astrónomos detectaron algo que llaman “sin precedentes” mientras observaban el agujero negro supermasivo más cercano a la Tierra esta primavera: una erupción y una explosión masiva de radiación infrarroja.

Y los científicos no pueden decir definitivamente qué causó el destello.

El agujero negro conocido como Sagitario A * (Sgr A *) está situado en el medio de la Vía Láctea, a solo 26,000 años luz de la Tierra, según NASA. Los científicos que observaron el agujero negro durante cuatro días en abril y mayo de este año usando el telescopio Keck II en Hawaii vieron el evento, reporta CBS News.

Tuan Do, un astrónomo de la UCLA que tuiteó que ha estado observando el agujero negro durante años, tuiteó el sábado sobre el increíble evento. “El agujero negro siempre es variable, pero este fue el más brillante que hemos visto hasta ahora en el infrarrojo”, escribió Do. “¡Probablemente fue aún más brillante antes de comenzar a observar esa noche!”

Si bien se ha sabido que es “muy variable” durante años, las nuevas observaciones alcanzaron niveles de flujo mucho más brillantes en 2019 que nunca antes en ese agujero negro, según un estudio aceptado en la revista Astrophysical Journal Letters. La distribución de las variaciones de flujo de las cuatro noches también se describe como“muy inusual” en comparación con los datos históricos de los telescopios, incluido el Keck II.

Según Do, hay otros telescopios que han estado observando el agujero negro durante el verano, y él “espera ansiosamente sus resultados”, escribió en un tuit. Quizás entonces, con más datos, los astrónomos tengan una mejor idea de lo que sucedió con el agujero negro con aproximadamente cuatro millones de veces la masa del sol.