El dinero fácil del crimen organizado engancha a los adolescentes y jóvenes sin medir las consecuencias de sus actos, lo que en gran medida se debe a la forma en que la televisión y radio abierta muestran los modos de vida suntuosos de los narcotraficantes, por lo cual se requiere retomar las restricciones en la música, telenovelas y series del tipo.

Desde el punto de vista social consideró Aidé Patiño Nevarez que no se puede evitar que los jóvenes vistan, vean y escuchen la música y contenido televisivo que deseen, pero si tiene un impacto en su vida al idealizar la forma en que viven dichos personajes.

ANTICONSTITUCIONAL PROHIBIRLO

Por su parte Roberto Silva Vidales, abogado constitucionalista también comentó en torno al tema, cree necesario que la exhibición de canciones y videos relacionados al narcotráfico deben censurarse en televisión abierta, entendiendo por ello no su prohibición, sino su restricción en espacios familiares.

“Ponen a los capos de la droga como héroes, hasta amables y simpáticos los ves, miré algunos capítulos por curiosidad, para ver qué estamos viendo los mexicanos, y lamentablemente mandan un mensaje equivocado, creo que partiendo de ese punto estamos mal”, expresó.

El litigante dijo que no se puede convertir en delito la producción o consumo de narcoseries y narcocorridos, pero lo que es viable son las acciones de control, es decir, evitar que estos contenidos se difundan en televisión abierta.

“Los diputados deben trabajar en esto para lograr que no se contamine la televisión abierta con apologías del narco, contenidos que inciten a la violencia o al odio, el Gobierno tiene el poder de restringirlo”, comentó.

Explicó, por ejemplo, que en los eventos populares, como la Feria del Algodón, a los artistas se les puede pedir que eviten canciones que promuevan el narcotráfico.

“REDES” HACEN PSICOSIS

Patiño Nevarez opinó que hay víctimas colaterales en este conflicto, los ciudadanos, quienes se acostumbran a esta violencia inusual y las redes sociales incentivan el fenómeno, además de promover mensajes que serían falsos.

“Miré las amenazas que circularon en Facebook e inevitablemente te dan miedo; aquí hay algo que destacar, esos menores sicarios tenían papás, cómo es posible que no notes que tu hijo están realizando actividades anormales”, refirió al señalar que la responsabilidad de los hijos recae en los padres.

Destacado

Las regulaciones permiten a los Gobiernos limitar los contenidos que promuevan la violencia o no sean positivos para la población.