A 11 años de implicarla falsamente en al menos ocho delitos, la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) –hoy a cargo de Ernestina Godoy– ofreció una disculpa pública a la expolicía federal Lorena González Hernández.

Por las afectaciones ocasionadas, por la violación a sus derechos humanos de legalidad, seguridad jurídica, libertad personal, al debido proceso, a una defensa adecuada, a la presunción de inocencia, a tu vida privada, Lorena, a tu dignidad (…) ofrezco una disculpa pública“, expresó este jueves Godoy Ramos.

Lorena González fue detenida en 2008 y pasó siete años en prisión por delitos que no cometió, entre ellos el secuestro y posterior asesinato de Fernando Martí, hijo del empresario Alejandro Martí.
La procuradora capitalina reconoció que en este caso las autoridades usaron testimonios falsos para acusar a la entonces agente federal, quien hoy pidió revisar los expedientes de los otros inculpados, pues al igual que a ella, dijo, les fabricaron los delitos.
Me condenaron y me estigmatizaron socialmente sin un juicio previo.
Lorena González Hernández
En junio de 2008, González Hernández era policía de la extinta Agencia Federal de Investigación (AFI) cuando Fernando Martí y otros dos jóvenes fueron secuestrados cerca del estadio de Ciudad Universitaria en la capital del país.
Por este hecho, elementos de la PGJ –entonces a cargo del ahora senador Miguel Ángel Mancera– detuvieron a cinco personas personas, entre ellas Lorena González, a quien presentaron como “la Lore”, afirmando que era integrante de La Flor, una supuesta banda dedicada al secuestro y robo.
Al acto de discula asistieron Rafael Guerra Álvarez, presidente del Tribunal de Justicia capitalino, el ombudsman nacional Luis Raúl González Pérez, la senadora Nestora Salgado y la activista María Elena Morera. (Cuartoscuro)
El 5 de septiembre de 2008 salí de mi casa, como cualquier otro día, sin imaginar que no regresaría hasta casi después de siete años. Mi familia y yo no esperábamos el infierno que nos estaba preparando el Estado“, relató este jueves Lorena González.
La expolicía federal recordó los delitos y el proceso al que fue sometida tanto por el Ministerio Público local como por los jueces que llevaron su caso
“Me acusaron de secuestro, homicidio, intento de homicidio, delincuencia organizada y robo de autos; (sentí que) me moría (…) Después de siete meses (en prisión) se me fabricaron tres delitos más, no les era suficiente lo que me hacían”, lamentó.
Lorena González acusó que, de esa manera, las autoridades se enaltecieron a un costo político, y que mientras ella pagaba por delitos que no cometió, los servidores públicos “se vestían con el disfraz de la ‘causa’, colgándose una medalla plagada de calumnias”.
A más de una década de haber sido incriminada, González Hernández aceptó hoy las disculpas públicas de la Procuraduría capitalina, mientras sus familiares, abogados y amigos le expresaban su apoyo con la consigna “¡Sí se pudo!”.