Tampico, Tamps., 14 de junio.- La ola de violencia en Veracruz comenzó a afectar el sur de Tamaulipas, por eso el gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, instruyó al alcalde Jesús Nader Nasrallah, sellar la frontera el norte veracruzano para impedir mayores repercusiones en la zona metropolitana de Tampico.

“Del otro lado del Panúco -río que divide a Veracruz y Tamaulipas- las cosas no andan muy bien, ya he tenido reuniones con el Grupo de Coordinación haciéndoles ver que tenemos que cuidar nuestras fronteras; así como el vecino del norte está cuidando sus fronteras, nosotros también con la pena… yo quiero mucho a mis vecinos pero tenemos que cuidar este tema”, acentuó García Cabeza de Vaca durante la inauguración de una zona de transferencia de residuos sólidos para diminuir el problema de la basura en esta ciudad costera.

“Con la pena pero aprecio más a los tamaulipecos, tenemos que cuidar este tema, porque se nos puede descomponer de un día para otro si nos descuidamos, por ello pido a los sectores que se solidaricen con las acciones que vayamos a tomar, incluso algunas de ellas radicales”.

Elementos de la Gendarmería y Tránsito instalan retén de seguridad en la carretera Tampico-Valles

El gobernador panista reconoció que se han presentado una serie de situaciones de riesgo en la zona sur de su estado que ya habían mitigado, sin embargo, la inseguridad, violencia y operatividad de los grupos delictivos que vienen de Veracruz han encendido los focos rojos en Tampico que llegó a ocupar los primeros lugares en secuestró.

“Así como hemos trabajado para recuperar la confianza y la seguridad se nos puede descomponer de un día para otro si nos descuidamos; yo voy a hacer todo lo que esté por parte del estado pero si quiero que ustedes se solidaricen con las acciones que debemos tomar”, fue la solicitud del mandatario estatal Francisco Javier García Cabeza de Vaca, al alcalde Jesús Nader Nasrallah, y representantes de la sociedad civil que lo acompañaron en su gira de trabajo por el sur.

Sin precisar a qué se refería, el primer gobernador panista en la historia de Tamaulipas trascendió la instalación de barricadas, retenes, filtros e incluso vigilancia en la frontera con Veracruz con el uso de cámaras de videovigilancia, tanto en el Puente Tampico como en los cruces de lancha con motor fuera de borda entre ambas entidades.

Son, según fuentes extraoficiales de la Secretaría de Seguridad Pública, acciones preventivas contra los delincuentes y ante el posible resurgimiento de la violencia en Tampico, “inclusive algunas de ellas algo radicales pero tenemos que ver por nuestra gente”, y agregó “al final del día nadie quiere más esta tierra que nosotros que vivimos en ella, que la hemos padecido que la hemos sufrido”.

El pasado mes de abril, el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, afirmó que la situación de inseguridad en Veracruz había bajado, que se había atacado al crimen organizado y éstos respondieron, sin embargo, todo estaba bajo control.

“Vemos, por supuesto, reacciones del crimen organizado, pero afortunadamente todas ellas bajo control, se va acotando la capacidad operativa de estas organizaciones criminales, en virtud de estos operativos, de estos ejercicios, pero también en virtud de otras medidas, particularmente aquellas que han tomado autoridades hacendarias, vinculadas con el congelamiento de sus cuentas, esto ha limitado la capacidad de operación de estas organizaciones criminales, así es que están en un proceso de debilitamiento y esperamos que concluyan próximamente de manera exitosa”, afirmó.