La decisión desencadenó manifestaciones y episodios de violencia en todo el país sudamericano.

A continuación, un vistazo al caos que ha sumido Ecuador en una de sus peores crisis políticas en muchos años:

¿Por qué hay disturbios en el país?

Miles de indígenas se concentraron en Quito para participar en una huelga masiva convocada para el 9 de octubre.

Miles de indígenas se concentraron en Quito para participar en una huelga masiva convocada para el 9 de octubre.

Moreno anunció la semana pasada que el Gobierno suspendería los subsidios que mantenían bajos los precios del combustible, dentro de un paquete de medidas para reactivar la economía ecuatoriana.

La noticia provocó una huelga de transportistas que terminó unos pocos días más tarde, pero los choques con jóvenes e indígenas ecuatorianos han mantenido la presión sobre el Gobierno.

Los disturbios reflejan una sensación de alienación de muchos jóvenes ya castigados por las penurias económicas.

Los problemas económicos derivan del alto endeudamiento público heredado del Gobierno, entre 2007 y 2017, del ex Presidente Rafael Correa.

Su sucesor, Moreno, también ha pedido créditos a agencias internacionales, en especial al Fondo Monetario Internacional.

¿Cómo está gestionando la crisis Moreno?

El Presidente Lenín Moreno cambió la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil y decretó un toque de queda aplicable para zonas cercanas a instalaciones importantes.

El Presidente Lenín Moreno cambió la sede del Gobierno de Quito a Guayaquil y decretó un toque de queda aplicable para zonas cercanas a instalaciones importantes.

 El Presidente ha respondido con firmeza, afirmando que no cederá en la cancelación de los subsidios al combustible e imponiendo el estado de excepción, que restringe libertades, cuando las protestas se hicieron más caóticas.

A pesar de que el estado de excepción era para 60 días, la Corte Constitucional lo limitó a 30.

El Gobierno dice haber detenido a unas más de 300 personas por cortar el tráfico, interferir con los servicios públicos o atacar a la policía.

Puede que Moreno confíe en capear el temporal hasta que las manifestaciones terminen por remitir.

Pero la situación ha ido empeorando y a las protestas se han sumado miembros de comunidades indígenas, lo que refleja las crecientes diferencias en el país.

Se han reportado saqueos e indicios de desabastecimiento de comida en algunos mercados del país, aumentando la carga para los que ya subsistían a duras penas.

El Gobierno afirma que la parálisis económica debida a las protestas callejeras le cuesta al país 70 millones de dólares al día, una situación que probablemente alimente el descontento ciudadanos cuando más se alarguen.

El martes Moreno emitió un decreto en el que restringe la libertad de tránsito y movimiento en determinado horario y en áreas aledañas a sedes institucionales e instalaciones estratégicas.

El decreto estipula la restricción de circular en horario de 20:00 a 5:00 horas, de lunes a domingo.

¿Qué tan vulnerable es Moreno?

En un mensaje a la nación el lunes por la noche, el Presidente de Ecuador anunció que había trasladado la sede de Gobierno de Quito a la ciudad portuaria de Guayaquil tras otra jornada de protestas, cortes de carreteras y otras alteraciones del orden público.

Pero pese a la incertidumbre política y los crecientes rumores sobre el Presidente, algunos analistas creen que no corre un riesgo inmediato de ser depuesto ni obligado a renunciar.

Cambio de sede de Gobierno

Parece tener el apoyo del Ejército.

Además, la Oposición se divide entre los que quieren alejarse del legado de Correa y los defensores acérrimos del ex Presidente, cuyo mandato se vio marcado por acusaciones de corrupción.

Este martes 9 de octubre se realizará la manifestación masiva convocada por sindicatos.