Sus primeras singladuras en prácticas fueron en un granelero y después en un petrolero, para después ya como profesional abordar buque-tanques petroleros y remolcadores al servicio al puerto de Tampico

Bajo la máxima de “A golpe de mar, pecho sereno”, la tamaulipeca Capitán de Altura, Alicia del Carmen Hernández Azuara es la primera mexicana en navegar al mando de embarcaciones internacionales zurcando los mares.

En 1990 egresó de la Escuela Náutica de Tampico, conformando la sexta generación de mujeres.

Sus primeras singladuras en prácticas fueron en un granelero y después en un petrolero, para después ya como profesional abordar buque-tanques petroleros y remolcadores al servicio al puerto de Tampico.

Pero su horizonte marcaba al extranjero, por lo que buscó la posibilidad desarrollando primero diversos cursos en Estados Unidos y Londres, para después colocarse al mando de buques con el sistema de posicionamiento dinámico y embarques de carga pesada.

Su capacidad y tenacidad la llevaron a realizar la travesía transoceánica a bordo de una embarcación de la empresa McDermott, como capitán al mando de una tripulación de 38 hombres y 226 más entre labores de mantenimiento y pasajeros, siendo ella la única mujer profesional a bordo y mexicana.

Cruzó de Singapur a Cape Town en Sudáfrica, trayecto en el que tuvo dos ataques de piratas, uno en el Estrecho de Malaca y el otro al este de la India, “pero salimos airosos, aquí sigo”, dijo.

Es la única mujer que ha navegado en mares internacionales como Capitán al mando, abriendo espacio y poniendo ejemplo a las cadetes que recién egresan o que actualmente se desempeñan como oficiales, “me siento muy orgullosa porque he llevado la bandera de México y la Marina Mercante en alto siempre”.