Luego de 10 días en coma, una mujer de Ohio despertó para descubrir que sus manos y piernas fueron amputadas tras contraer una grave infección provocada por la saliva de su perro.

Marie Trainer, quien sólo recuerda haberse sentido un poco mareada, pasó un total de 80 días en el Hospital Aultman en el condado de Canton.

“Cuando abrí los ojos no sabía dónde estaba. Fue muy difícil descubrir que tuvieron que quitarme las piernas y los brazos, muy difícil de manejar”, aseguró Marie durante una entrevista para la cadena Fox.

Marie y su esposo Matthew Trainer acababan de regresar a casa de unas vacaciones en el Caribe cuando comenzaron los malestares. Pensaron que era gripe porque la mujer sintió náuseas y tenía un fuerte dolor de espalda, pero luego su temperatura se elevó y su salud empeoró.

En el hospital, el equipo de cuidados intensivos le aplicó tratamientos agresivos, pero la mujer desarrolló sepsis, que es una enfermedad grave cuando el cuerpo tiene una fuerte reacción inmunitaria a una infección bacteriana, lo que hizo que su salud fuera deteriorándose.

El cambio de síntomas fue muy rápido

Gina Premier, la hijastra de Marie y enfermera practicante en el Hospital Aultman, explicó que los síntomas cambiaron abruptamente.

“La recibimos con unos síntomas, pero al poco tiempo empeoraron de forma muy rápida”, aseguró Premier. Cuando las extremidades de Marie comenzaron a necrosarse y fueron afectadas por la gangrena, los médicos del hospital decidieron inducir al coma a la mujer.

Análisis de sangre y los cultivos del Hospital Aultman y la Clínica Cleveland confirmaron el diagnóstico de capnocytophaga, que es una bacteria que puede encontrarse en la saliva de los perros.

La doctora Margaret Kobe, directora médica de Enfermedades Infecciosas de Aultman, dijo que esta bacteria puede transmitirse con el simple contacto con la saliva del animal.

“Ese organismo es muy virulento. Tiene la capacidad de inducir a su sistema inmunitario a hacer cosas bastante horribles “, detalló Kobe.

La familia Trainer tienen dos perros en casa y sospechan que podrían haber lamido accidentalmente un pequeño rasguño en el brazo de Marie.

A pesar de los esfuerzos de los médicos de remover los coágulos de las extremidades de Marie, la bacteria ya había hecho mucho daño a los tejidos, por lo que fue necesaria la amputación.

Los doctores aseguraron a los familiares que sin este procedimiento Marie habría muerto.

“Se desarrolló muy rápido, no había nada que pudieran hacer”, dijo Gina.

Un extraño padecimiento

El problema bacteriana que padeció Marie es tan rara que sólo afecta a una de cada millón de personas, además de ser impredecible. Alguien puede estar expuesto durante mucho tiempo a la bacteria y nunca presentar ningún síntoma.

En 2018, un hombre de Wisconsin también tuvo amputaciones parciales en las cuatro extremidades después de ser lamido por un perro, pero el mismo año, un paciente diferente se recuperó.

“Su sistema inmune lo manejó de manera diferente”, explicó la doctora Kobe.

Tanto la especialista como Marie Trainer aman a los perros y no quieren aterrorizar a los dueños. Sin embargo, piden a las personas a tener cuidado.

“Si te muerde un perro, debes tomar antibióticos y lavarte”, afirmó la doctora.

Es importante que si nota enrojecimiento o signos de infección, acuda a su médico inmediatamente.

Marie Trainer aseguró que no se deshará de sus mascotas y aseguró estar ansiosa por volver a casa con ellas. También dijo estar muy agradecida con el apoyo de los médicos y sus familiares, especialmente de su esposo.

“Él está aquí todos los días por mí. Todos los días me da de comer y me viste aquí todos los días“, comentó Marie entre lágrimas.

Para apoyarla con los gastos, los amigos y familiares han organizado campañas de recaudación a través de la página GoFundMe.