reforma-energetica

Tamaulipeco, 1 nov (EFE).- El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la Ciudad de México, Jesús Padilla Zenteno, objetó el aumento a las tarifas eléctricas que entró hoy en vigor y aseguró que la reforma energética está perjudicando la economía de los sectores productivo y social.

Citado en un boletín de la agrupación empresarial, Padilla consideró que el aumento de los precios en los combustibles o de la energía eléctrica es un lastre para las empresas y no genera un buen entorno para los negocios, lo que reduce la posibilidad de atraer nuevos inversores y estanca la economía nacional.

Frente a las promesas gubernamentales de reducir los precios de los combustibles y las tarifas eléctricas, recordó que el de hoy es el quinto incremento a estos costos que se impone a los mexicanos desde julio, y son los sectores industrial y comercial los más perjudicados.

Jesús Padilla Zenteno
Jesús Padilla Zenteno

Refirió que al presentar la iniciativa de reforma energética en 2013, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró que “se crearán cientos de miles de nuevos empleos y con mejores salarios”, además de prometer que “bajará el precio de la luz y del gas”, así como de los fertilizantes, con lo cual “nuestro campo producirá más, habrá más alimentos y con mejores precios”.

Sin embargo, dijo, empresas del Estado como Pemex han tenido despidos masivos en cifras cercanas a 40.000 trabajadores y se han dejado de cubrir las vacantes dejadas por los jubilados y pensionados. Algo parecido ocurre en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), apuntó.

Con el aumento entre 5,6 % y 7,2 % que tendrá la tarifa eléctrica industrial, el ascenso acumulado es de entre 25 % y 30 % frente al precio reportado en noviembre del año pasado, mientras que el sector comercial tendrá un incremento de entre 3,3 % y 5 %, lo representa un alza acumulada de entre 17 % y 23 %.

Estos aumentos se reflejan en los precios de los productos y los servicios que se ofertan, indicó el líder empresarial, y consideró poco viable que el aparato productivo del país pueda soportar esta constante elevación de precios sin que ello golpee la economía de los consumidores.

Se requiere impulsar los principios de la economía de mercado con responsabilidad social, sostuvo.

Finalmente, criticó la alta permisividad hacia el sector informal en el robo de energía eléctrica y destacó que solo en el Valle de México la CFE ha reconocido pérdidas económicas anuales cercanas a 14.000 millones de pesos (728,4 millones de dólares), lo que equivale a 31 % de la producción de energía eléctrica, por esa causa.

La Coparmex es un sindicato patronal que aglutina empresarios de todos los sectores, con más de 36.000 empresas socias en todo el país.

La CFE anunció en agosto pasado que en noviembre entrarían en vigor incrementos a las las tarifas para los sectores industrial, comercial y doméstico de alto consumo, mientras que los precios para las casas con bajo consumo se mantendrían sin cambios.

“El ajuste de las tarifas en el mes de noviembre está relacionado con los incrementos de los precios de los combustibles para generar energía eléctrica registrados en octubre de 2016 en comparación con octubre de 2015”, aseguró la empresa estatal.