Cohuecan, Puebla.- La tragedia cubre a Puebla luego de que siete personas inocentes, entre ellos un menor de edad, fueran linchados en Tepexco y Cohuecan, tras ser confundidos como secuestradores.

Una de las víctimas identificado como Ulises Odair, logró escapar de manera momentánea hacia unas barrancas donde pudo realizar una videollamada con su esposa.

“Si no salgo de esta, quiero decirte que no tengo nada que ver, y no hay de otra, que Dios los perdone”, fue el último mensaje que pudo expresar Ulises a su mujer.

Tras la llamada telefónica el hombre fue encontrado por los habitantes, quienes lo ejecutaron junto con su cuñado Zuriel. Ambos tenían un año viviendo en Puebla, pues buscaban una mejor calidad de vida para sus familias.

La viuda de Ulises relató que la llamada fue corta y que su marido le hizo saber que eran cerca de 300 personas quienes los querían capturar y le pidió que de manera urgente se comunicara con su patrón para que diera fe de que eran trabajadores y no delincuentes.

El escándalo llegó a oídos de los policías locales quienes poco pudieron hacer contra los enardecidos pobladores.

“No a las autoridades. Nosotros haremos justicia por nuestra propia mano”, gritaron las masas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí