Las empresas que contratan trabajadores profesionales extranjeros ya no podrán permanecer en el anonimato como lo hacían hasta ahora. El gobierno de Donald Trump activó una página web donde cualquier persona interesada en el programa averigüe quién contrata y cuán es el rango de salarios.

El Departamento de Trabajo (DOL) por primera vez publicó los nombres de las compañías donde trabajan los titulares de H-1B, incluso datos de aquellos profesionales extranjeros empleados por otra compañía que brinda servicios de personal o consultoría, reportó Bloomberg.

La divulgación de las empresas y compañías que se benefician de las cotizadas visas H-1B constituye la última medida adoptada por el gobierno, todo ello en el marco de la orden ejecutiva ‘Compra estadounidense, prefiere estadounidense’, promulgada en abril de 2017.

Expertos advierten que la pérdida de confidencialidad puede dañar la forma en que las compañías que usan estas visas hacen negocios en el corto plazo, incluso las empresas del presidente.

La postura de Trump

Trump alega que la revisión del programa H-1B impedirá que profesionales extranjeros quiten los empleos a los trabajadores estadounidenses, argumento que refuta la industria de alta tecnología, la principal contratista de este tipo de visas.

Bloomberg, por su parte, dice que la publicación más bien parece un esfuerzo para “avergonzar” y no para transparentar el proceso. Y señala que información hecha pública puede “exponer” a las empresas a demandas, tanto por parte del gobierno como de los solicitantes de empleo estadounidenses bajo el argumento de discriminación racial o de origen nacional.

La visa H-1B es usada principalmente por trabajadores de la industria de alta tecnología y son destinadas a profesionales extranjeros con título universitario que desempeñan trabajos especializados que requieren conocimientos teóricos o técnicos. La lista de profesionales incluye a científicos, ingenieros, periodistas y programadores de computadoras, entre otros.

El programa fue creado por el Congreso en 1990 y actualmente otorga 65,000 visas por año, más una cuota extraordinaria de 20,000 para profesionales graduados en universidades estadounidenses.

Cerrando el cerco

En el otoño del pasado el DOL había pedido a las empresas que enumeraran los nombres de los trabajadores con visas H-1B. El gobierno dijo que quería saber “dónde estaban ubicados y con quién”, como parte del esfuerzo para proteger a los trabajadores estadounidenses con empleos similares.

“Los titulares de H1-B en Estados Unidos pueden estar seguros de que pronto se producirán cambios que traerán simplicidad y certeza a su estadía, incluido un posible camino a la ciudadanía. Queremos animar a personas talentosas y altamente capacitadas a buscar opciones para sus carreras en EEUU”, escribió Trump en enero en su cuenta de la red social Twitter.

Abogados anticiparon en aquella oportunidad que en los próximos meses “cambiará radicalmente el empleo de las personas foráneas” en las empresas estadounidenses.

El 1 de diciembre, un año y siete meses después de la firma de la orden ejecutiva ‘Compre productos estadounidenses y contrate estadounidenses’ donde Trump le ordenó a secretarías (ministerios) que revisaran el programa H-1B, el DHS publicó un nuevo reglamento para las visas H-1B con el propósito de “favorecer” a los trabajadores estadounidenses.

La nueva regla requiere a los peticionarios que desean presentar peticiones de visas H-1B sujetas a la cantidad máxima reglamentaria, que primero se registren electrónicamente con la Oficina de Ciudadanía y Servicios de inmigración (USCIS) durante el período de inscripción anual designado.

Este proceso “revertirá el orden en el que USCIS selecciona las peticiones H-1B bajo la cantidad máxima reglamentaria o cantidad límite de visas H-1B y la exención de grado avanzado, y lo que probablemente aumentaría que los beneficiarios con grados de maestría o grados superiores procedentes de instituciones de educación superior graduados en Universidades estadounidenses puedan ser seleccionados para consideración a la cantidad máxima de visas H-1B”, explicó el DHS.

El reglamento sugerido por el gobierno señala que el cambio “introduciría” una selección basada en los méritos de los trabajadores extranjeros que puedan beneficiarse del programa.

Miles de involucrados

Los nuevos datos publicados por el DOL revelan que empresas especializadas como Infosys Ltd., Tata Consultancy Services Ltd. y Cognizant Technology Solutions Corp. están colocando trabajadores profesionales extranjeros H-1B en miles de empresas en Estados Unidos.

Los clientes de Cognizant incluyen Blue Cross Blue Shield, Delta Air Lines Inc., GlaxoSmithKline Plc, Johnson & Johnson, Levi Strauss & Co., Nike Inc., SunTrust Banks Inc. y Toyota Motor Corp., informó Bloomberg.

También el gigante de ventas en línea Amazon.com Inc. figura como un usuario de trabajadores H-1B empleados por otros, además de su unidad Amazon.com Services Inc. que es uno de los principales patrocinadores H-1B con casi 3,000 visas iniciales y aprobadas por la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) en el año fiscal 2019.

Bloomberg dijo que la mayoría de las empresas contactadas no respondieron a las solicitudes de comentarios. Y agregó que tampoco parecían molestos porque sus nombres fueron expuestos.

El despido de varios trabajadores tecnológicos de Walt Disney en 2015 cuyos puestos fueron reemplazados por extranjeros con visas H-1B atrajeron la atención de Trump durante su campaña electoral. Los trabajadores demandaron, pero el abogado que los representó abandonó el litigio luego de concluir que la ley permite el desplazamiento de trabajadores estadounidenses por parte de los titulares de H-1B.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí