La previa de la pelea entre la polaca Ewa Brodnicka y la argentina Soledad Matthysse se encendió luego de que la europea besara en la boca su rival, la cual contestó con cachetada y a la postre desencadenó la bronca en plena ceremonia de pesaje.

Y es que durante varias semanas ambas estuvieron calentando la batalla con indirectas muy directas para su rival y en el día previo a subir al ring, fue cuando Brodnick dio un aso más allá al besar a Soledad ante la mirada de todos los presentes. Matthysse, fiel a su estilo y al de su hermano Lucas, ex campeón mundial, fue hacia adelante respondió golpeando a la polaca y se fueron a las manos.

Rápidamente, las personas que estaban en la tarima, intervinieron para que las cosas no pasaran a mayores, pero la tensión y expectación por verlas arriba del cuadrilátero, subió al máximo.

Sole ya tiene 39 años y posiblemente la de este viernes sea una de las últimas apariciones que haga en su carrera.

La púgil sudamericana tiene 16 triunfos, 10 derrotas y un empate en su carrera, mientras que Brodnicka está invicta, con 17 victorias en la misma cantidad de combates y 2 KO.