Carlos Bremer, director general del Grupo Financiero Value, aseguró que no conoce ni sabe qué hará con la casa que perteneció al empresario chino-mexicano Zhenli Ye Gon y por la cual pagó 102 millones de pesos en la subasta realizada este domingo por el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), pues solo la compró “para poder apoyar a deportistas mexicanos“.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, Bremer señaló que supo de la subasta mientras buscaba la forma de hacer algo por los deportistas para premiar su desempeño en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“Ahora que vi la iniciativa del presidente (López Obrador), quise ayudar de alguna manera y me hablaron de la subasta y dije ‘vamos a ver’. La casa no la conozco, no la he visto, nunca he entrado en ella”, comentó.

Bremer indicó que el siguiente paso para él, ahora como propietario de la casa, será tomarse unos días para conocer la casa y decidir que hará con ella y optimizar su inversión, pues asegura ser “una persona que desperdicie su dinero”.

“No me gusta que se tire el dinero, voy a tratar de utilizar la casa sin afectar a los vecinos, sin afectar a la gente”, afirmó Bremer.

Cuestionado por el origen de su interés en ayudar a los atletas, recordó que cuando era niño, veía cómo su padre ayudaba a varios equipos de beisbol en Monterrey, al punto de que a varios de ellos les llegó a regalar los uniformes, pues no podían pagarlo.

Recordó que esta no es la primera vez que decide hacer algo por los deportistas, pues entre los años 2000 y 2002 realizó la iniciativa Escala para ayudar a 14 de ellos que no contaban con apoyos del gobierno federal, y refirió que algunos incluso lograron a competir en los Juegos Olímpicos de Beijing.

La casa de Zhenli Ye Gong, ubicada en Lomas de Chapultepec, fue subastada el domingo junto con varias propiedades más en poder del gobierno federal.

Aunque se esperaba recaudar alrededor de 130 millones de pesos por ella, el precio de compra final fue de 102 millones.