Nasáu, Bahamas.- La joven Jordan de tan solo 21 años de edad, originaria de California, fue devorada por tiburones cuando se encontraba de vacaciones con sus padres en Bahamas.

Jordan junto a su madre Kami y su padre Michel, decidieron pasar unas agradables vacaciones familiares, por lo que fueron de excursión en el mar pero nunca imaginaron la pesadilla que vivirían.

 Jordan Lindsey, 21, from California, was savaged by three of the beasts
10Jordan Lindsey, 21, from California, was savaged by three of the beastsCredit: Facebook

Desesperación

Los hechos tuvieron lugar sobre las dos de la tarde (hora local) del pasado miércoles 27 de junio. La víctima se encontraba en la isla junto con sus padres y el resto de ocupantes de una embarcación que participaban en un tour turístico para hacer snorkel y ver de cerca la fauna autóctona de Rose Island.

Jordan se encontraba haciendo snorkeling cuando fue encerrada en un círculo de tiburones cerca de la Isla Rose, su madre empezó a gritar desesperadamente y trató de alertar a su hija pero ella fue atacada brutalmente por los escualos.

Según recogen varios medios internacionales, mientras Jordan y su madre se zambullían en las cristalinas aguas de las Bahamas, tres tiburones empezaron a rodear a la chica. A pesar de los gritos de su progenitora, la joven no se dio cuenta de la presencia de los peces hasta que fue demasiado tarde. Uno de los tiburones se llevó el brazo derecho de la chica de un mordisco.

Sus padres lo único que podían hacer es ver de manera impotente la horrible escena de cómo su querida hija era devorada viva, uno de los animales le tomó del brazo y comenzó a morderla, ella se zafó y nadó solo con un brazo hacia el bote.

Sus padres a través de una entrevista en Good Morning America, relataron la terrible experiencia y cómo su hija gritó al ver el primer tiburón que llegó lentamente a arrancarle el brazo, después exclamo que otro más venía y la agarró de una pierna, fue lo último que sus padres escucharon de su hija.

Se acercaron rápidamente en un bote tratando de ahuyentar a los tiburones, cuando Jordan estaba cerca de una roca.

La madre de Jordan -que vio el ataque del primer depredador con sus propios ojos- seguía gritándole a su hija para que se acercara a la embarcación y saliera del agua. Según relata el Mirror, la joven intentó desesperadamente llegar hasta la costa nadando con el brazo que tenía intacto y mientras se dirigía a su madre para advertirla que otro tiburón se estaba acercando. En aquel preciso momento se produjo el segundo ataque: otro de los depredadores mordía a Jordan en la parte inferior de la pierna.

Rescate

La mujer consiguió llegar hasta su hija y la arrastró fuera del mar hasta una zona de rocas, donde esperaron la llegada de una embarcación.

El padre describió que su esposa tomó a Jordan, la abrazó, le dio un beso en la frente y le dijo: “Te veré después”, mientras veía a su hija morir.

Jordan fue trasladada al Doctor’s Hospital de Nassau donde confirmaron su muerte a causa de las heridas provocadas por los tiburones, que se llevaron el brazo derecho de un mordisco y que también la hirieron en las dos piernas.

El padre con un nudo en la garganta, mencionó que todas las noches su esposa no deja de llorar al recordar a su querida hija y su trágica muerte.

NO HABÍA EQUIPO DE PRIMERO AUXILIOS

Tras haber sufrido el ataque, Jordan espero junto a sus padres auxilio médico, sin embargo el personal de la embarcación en la que iban no tenían ningún entrenamiento o conocimiento de como actuar ante una situación de esta magnitud.

Además paso un tiempo considerable en lo que pudo llegar auxilio médico, era demasiado tarde.

El padre de Jordan luego de la tragedia pide que por lo menos se prepare a quienes ofrecen este tipo de paseos en auxilios médicos en caso de ataques de tiburón, ya que relató que no contaban con nada para poder aplicar un torniquete y evitar más perdida de sangre de su hija luego de que esta perdiera su pierna por el ataque sufrido.