2300303

El programa de matriculación y control de vehículos de procedencia extranjera, propuesto por el Gobierno de Zacatecas, es una manera de premiar la ilegalidad en autos importados, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidoras de Automotores (AMDA).

Este mecanismo permitirá que en esa entidad, dueños de autos usados importados e internados al País sin la regulación adecuada podrán llevarlos a revisión física, que aún no se detalla cómo ocurrirá, para matricularlos y con eso se les otorgará un engomado que les permitirá circular libremente por el estado.

Según estas asociaciones, esta acción viola la constitución, las leyes aduaneras, medioambientales y otras disposiciones en materia de comercio exterior y control vehicular.

“AMDA y AMIA manifiestan su rechazo a esta medida claramente ilegal del Gobierno de Zacatecas. Representa claramente un engaño para quienes tienen estos vehículos ilegales ya que se trata de unidades que podrán ser embargadas por las autoridades federales, en el uso de sus facultades”, indicaron en un comunicado.

El otorgamiento de permisos de esta clase sólo puede ser otorgado por el Gobierno Federal y las unidades que no cumplen con la reglamentación adecuada pueden ser decomisadas.

La Administración actual en Zacatecas señala que el propósito del programa es regularizar vehículos ilegales para prevenir el delito, debido a que al no contar con un registro adecuado, estos vehículos pueden utilizarse para actividades ilegales.

Ésta no es la primera vez que un estado intenta regularizar autos importados mediante un mecanismo similar.

En marzo de este año, el Gobierno de Chihuahua dijo que otorgaría placas de plástico y engomados para vehículos en esta condición. Luego de que la industria presentó el caso ante la Secretaría de Hacienda, esta entidad retiró la propuesta.

En el acumulado enero-agosto de este año han entrado al País 106 mil 923 autos usados, una caída de 5.8 por ciento entre el total.