Reynosa, Tamaulipas.- Sin la protección de un equipo adecuado y arriesgando su vida, trabajadores al servicio de la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado realizan labores de buceo cada vez que hay necesidad de rastrear bajo las turbulentas aguas la causa de alguna fuga.

Ayer fue visto por lo menos un empleado zambullirse bajo la sucia agua en una zanja que fue abierta en la avenida Miguel Alemán con calle José M. Azanza para buscar una falla en tubería por la que se registró una enorme fuga.

El hombre realizaba las maniobras al tanteo pues la visibilidad era nula dado lo turbio del agua.

Al final de cuentas lograron su objetivo, pero lo preocupante es que no se les dote del equipo necesario para realizar esa clase de tareas que representan un peligro para su integridad física.

Por lo menos un equipo de buceo deberían proporcionarles para la ejecución de dichos trabajos.

Cada vez que hay una falla o rotura en un tubo, deben entrar a una zanja para primero ubicar el problema y posteriormente para realizar la reparación respectiva.