CIUDAD DE MÉXICO. La corrupción no se tolera en el actual gobierno por ningún motivo, afirmó ayer el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.
Para hacer más gráfica su afirmación, el titular del Ejecutivo empleó una metáfora inusual

¿Qué les digo a los corruptos desde aquí? ¡Ríndanse, los tenemos rodeados!”, lanzó López Obrador.

En tono más serio, el primer mandatario aseguró que la Unidad de Inteligencia Financiera, que dirige Santiago Nieto, no ha detectado hasta el momento que algún funcionario de la actual administración incurra en actos de corrupción o que reciba sobornos por sus servicios.

Hasta ahora no hemos tenido ese problema, no hemos tenido problema, sólo lo que se heredó de actos de corrupción, y la fiscalía se está ocupando, pero no hay, Santiago Nieto no me ha llegado a decir: ‘Este funcionario nuestro ya envió tanto dinero a un paraíso fiscal’”, explicó el Presidente de la República.

López Obrador insistió en que, si se sorprende a algún funcionario incurriendo en prácticas de corrupción, se le castigará conforme a la ley.