Un sujeto está acusado de secuestrar y matar a un bebé, luego de asesinar al papá y atar a la mamá, en Nuevo León.

El sábado 10 de agosto, la Fiscalía General de Nuevo León emitió una Alerta Amber por el robo de un bebé de tres meses de edad, identificado como Decker Alexander Martínez Martínez, quien fue sustraído de su vivienda, por un hombre identificado como Mario López Razo.

Mario López Razo asesinó al padre del bebé, de nombre, Óscar Uriel Martínez, y luego secuestró al menor, en la colonia Paseo del Nogalar, en el municipio de San Nicolás de los Garza, Nuevo León.

Mario López Razo ingresó a una vivienda para atacar con un martillo a Óscar Uriel Martínez Gómez y lo mató.

Mientras que la madre del bebé, identificada como Fátima Nayeli Martínez Rocha, fue maniatada por el sujeto, pero logró escapar y dio aviso a las autoridades.

La mujer dijo que el hombre que los agredió es expareja de su hermana y que huyó en un vehículo en color blanco, con placas de Michoacán.

Tras el crimen, autoridades localizaron en Coahuila el automóvil que habría utilizado el asesino y secuestrador.

De acuerdo con medios de comunicación, el hallazgo del carro se dio en el kilómetro 22 de la carretera Monterrey-Saltillo, en el municipio de Ramos Arizpe, en Coahuila.

La Fiscalía General de Justicia solicitó el apoyo de las autoridades de Coahuila para que el auto fuera puesto a disposición de la Unidad de Investigación de Nuevo León.

La tarde del martes, se localizó un cuerpo sin vida con características similares al bebé que había sido privado de la libertad en San Nicolás, en un despoblado de la carretera libre Monterrey-Saltillo, en Ramos Arizpe, Coahuila.

Posteriormente, la Fiscalía detuvo a Mario “N”, en un domicilio de Coahuila, gracias a denuncias ciudadanas.

Este jueves, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones de Nuevo León trasladaron al penal del Topo Chico a Mario López Razo, de 52 años de edad, acusado del asesinato y el secuestro.

Alcanzaría 200 años asesino de bebé

El presunto secuestrador y asesino del bebé Decker Alexander Martínez Martínez, quien además mató al padre del menor a martillazos, podría alcanzar casi 200 años de prisión según estimaciones previas de la Fiscalía General del Estado.

Tras la captura en Ramos Arizpe de Mario López Razo, el Vicefiscal Luis Enrique Orozco dijo esta mañana que aún está por determinarse la forma en la que falleció el bebé de tres meses, lo que será determinante en la imputación ante el juez.

“Son distintos los hechos por los que se obtuvo la orden de aprehensión”, dijo.

“Hay robo calificado con violencia que tiene una penalidad de cinco años; por homicidio calificado, con una penalidad de hasta 50 años; y por secuestro agravado que tiene una penalidad de hasta 100 años.

“Todavía no es el momento de confirmar que el bebé que se encontró fallecido es el mismo que él sustrajo, y en caso de confirmarse que es el bebé y que fue privado de la vida por este individuo, se habría de replantear la acusación y la pena, por ese solo hecho podría ser de hasta 140 años”.

La ley señala que el tiempo máximo que una persona puede estar en prisión son 60 años.

Orozco confirmó que los signos físicos del cuerpo del bebé denotan una posible asfixia, pero aún no se tienen los resultados de la autopsia.

Relató que, luego de asesinar al padre del menor y dejar atada a su madre la madrugada del sábado, López Razo acudió a su trabajo a cobrar y de ahí emprendió la huida hacia Coahuila.

“Después de haber ejecutado este hecho en la madrugada del día sábado, acudió a su centro de trabajo para pedir el cobro de su salario aludiendo la necesidad de dinero con motivo de la descompostura de su vehículo”, dijo el Vicefiscal.

“Se evadió de aquí del estado de Nuevo León. Sabíamos por información que la ciudadanía nos dio que probablemente se encontraba en Saltillo o Ramos Arizpe, y finalmente fue localizado y detenido con apoyo de autoridades de ese Estado”.

‘¿Por qué a mi bebé?’

Tras presenciar el asesinato de su pareja, el plagio de su bebé y enterarse de la muerte del niño, Fátima Nayeli Martínez, a sus 14 años, que cumple hoy, sólo acierta en decirle al homicida: “¿Por qué a mi bebé, qué culpa tenía él?”.

Entrevistada en casa de su mamá, la adolescente manifiesta tener dudas acerca de que el bebé encontrado ayer en Ramos Arizpe sea su hijo Decker Alexander.

La tragedia la mantiene en shock.

El presunto homicida Mario López Razo, de 52 años, fue capturado ayer en Ramos Arizpe luego de que horas antes apareciera el cuerpo del bebé cerca del sitio donde había dejado el vehículo en el que había huido.

Fue la madrugada del sábado que López Razo presuntamente mató a Óscar Uriel Martínez Gómez, de 18 años, padre del bebé, dejó atada a Fátima Nayeli, y se llevó al niño, en la Colonia Paseo del Nogalar, en San Nicolás.

La adolescente, que hoy cumple 14 años, dijo que si tuviera de frente al asesino sólo le preguntaría por qué lo hizo.

“Por qué lo hiciste, si nosotros nunca te hicimos nada, era un bebé, él no sabía nada, no sabía que su papá estaba muerto”, dijo con un tono de voz pausado y con la mirada perdida.

Fátima Nayeli señaló que su pareja le había advertido de que no platicara ni tuviera contacto con López Razo.

“Yo nunca platiqué con él porque mi esposo no quería, me decía que nunca platicara con él, yo creo que él sí pensaba que a mí sí me podía hacer algo, pero a él no”, comentó la joven.

La víctima manifestó tener dudas acerca de que el cuerpo encontrado en un monte junto a la Carretera a Saltillo sea el de su bebé.

“Yo tengo la duda de que no es, porque el bebé nomás trae una pulsera, ese que encontraron, y el mío traía dos pulseras, una en cada mano, yo creo que no es.

“Yo digo que no es, a lo mejor ha de haber matado a otro niño”, comentó.

Y mientras espera que las autoridades le entreguen el cuerpo de su bebé, Fátima Nayeli no sabe si lo va a velar.

“Queremos ver si es el bebé primero… nos sentimos muy mal, a lo mejor no es”, concluyó.Hora de publicaci