Cd. de México (07 julio 2019).- Durante las Administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña se compraron 38.6 millones de vacunas contra la tuberculosis, pero casi la mitad se desperdició.

La causa: se adquirieron en cantidades mayores a las necesarias, en una presentación inadecuada o por fallas en la red de frío que las conserva, advierten expertos. 

En 11 años, las pérdidas sólo por esta vacuna rondan los 191 millones de pesos -a precios de 2013-, reporta un informe de la Asociación Mexicana de Vacunología (AMV) y la Alianza por la Vacunación (AV). 

Una medida tan sencilla como adquirir una presentación de 5 dosis de la vacuna BCG (tuberculosis), en vez del paquete de 10, disminuiría el desperdicio, estiman las asociaciones. 

Rodrigo Romero, de la AMV, reprochó que, aunque el desperdicio sucede año tras año, no se ha desarrollado una estrategia para abatir esta pérdida.

En contraste, agregó, en comunidades rurales siempre faltan dosis en cada campaña nacional.

“Son tres (campañas) cada año”, lamentó una enfermera de Chilpancingo, “una en febrero, otra en mayo y la última en octubre, en todas nos hacen falta vacunas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí