En Tamaulipas ya esperan a Uber, Cabify y Didi, como parte de la autorización al servicio de taxi ejecutivo por aplicación que ya aplica en la entidad desde el 1 de octubre, siendo parte de las empresas extranjeras que pueden operar en la entidad.

Lo anterior, al quedar autorizado en el estado el servicio de taxi ejecutivo a través de aplicación, iniciativa que quedó avalada antes de que concluyeran los trabajos de la pasada Legislatura, siendo publicada en el Periódico Oficial el 1 de octubre, señaló el diputado Joaquín Hernández Correa.

Indicó que la Ley marca los puntos de cómo debe estar conformada, es decir a través de una sociedad mercantil nacional o extranjera, mientras que los usuarios podrán usarlo a través de medios electrónicos.

Aclaró que el permiso de transporte es para trabajar por 5 años y después de ese tiempo, se tendrá que solicitar el permiso.

Dan luz verde a Uber, Didi y Cabify en Tamaulipas

Con este aval, se introduce el marco normativo para la figura del servicio de transporte ejecutivo, además con esto la Secretaría General de Gobierno contará con un registro de personas morales que operen, utilicen y administren aplicaciones para el control, programación y geolocalización en dispositivos fijos o móviles a través de los cuales los particulares podrán contratar el servicio privado.
Con estas medidas habrá mayor seguridad y certeza para los usuarios ya que se contará con el modelo del vehículo, número de placas, identidad del conductor para proceder por cualquier incidente o accidente que pueda producirse durante la prestación del servicio.
Además de que facilita la actuación de las autoridades en materia de seguridad pública.
Mencionan que lo anterior, además de modernizar y dotar de eficacia al sistema de transporte en Tamaulipas, otorgaría un beneficio adicional al usuario, es decir, la certeza de viajar seguro, consciente de la existencia de una serie de candados que le permitirán llegar con bien a su destino.
Tras la publicación en el Periódico Oficial del Estado el pasado viernes se dispone de 10 días naturales para que el ejecutivo instruya tanto a la contralora gubernamental, a la Secretaría de Finanzas y a la de Administración para realizar las adecuaciones presupuestales financieras y de recursos humanos para complementar el servicio.